Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

martes, 8 de septiembre de 2015

La Tradición Espiritual de la Natividad de la Virgen María




“La fiesta que nos ocupa hoy es un vínculo entre el Antiguo y Nuevo Testamento. Muestra que la Verdad es seguida por símbolos y figuras y que la Nueva Alianza reemplaza a la Antigua. De allí que toda la Creación canta con alegría, exalta y participa en la alegría de este día. Este es, en efecto, el día en que el Creador del mundo reconstruyó Su Templo; hoy es el día en el cual, por un estupendo proyecto, una creatura se convierte en la morada escogida por el Creador”


–San Andrés de Creta-

La Iglesia ha instituido la Fiesta de la Natividad de María que se celebra el 8 de Septiembre. El Evangelio no aporta datos del Nacimiento de María, pero hay varias tradiciones. Entre ellas, una que considerando a María descendiente de David, señala que nació en Belén. Hay otra tradición griega y la armenia, que señala que nació en Nazaret. 
     Basílica de Santa Ana en Jerusalén


No obstante estas diversas corrientes, la que más prevalece es la del Protoevangelio apócrifo de Santiago, del siglo II después de C., que coloca su nacimiento en Jerusalén, en el lugar que debió existir una basílica en honor a María Santísima, junto a la piscina probática (o Siloé), según relatan testimonios que datan entre los años 400 y 600; tradición que se relaciona con el actual Santuario de Santa Ana. Según esta tradición, debajo de esta basílica se encontraba la casa de Joaquín y Ana, los santos padres de María. Después del año 603, el Patriarca Sofronio afirma que ése es el lugar donde nació la Virgen. Posteriormente, la arqueología fue confirmando esta tradición.  Esta fiesta es muy relevante en Jerusalén, cuna de las 3 religiones monoteístas, por la acción unificadora de María, no sólo para los cristianos, sino también para los judíos y musulmanes. Este santuario fue el único que no destruyeron durante las cruzadas.


La casa natal de María corrió la misma suerte que el resto de Jerusalén, con las persecuciones, la destrucción del Templo, su transformación en un centro de culto pagano, la diáspora del pueblo judío, etc. Fue Santa Elena, madre del Emperador Constantino quien intercedió por la libertad de culto de los cristianos. En la primera mitad del siglo IV, mandó realizar las excavaciones que permitieron encontrar las huellas entre las construcciones, entre las ruinas de un oratorio que la tradición señalaba que era la casa natal de María.


Giotto, Scrovegni Chapel. Padua, 1305.



En el Concilio de Éfeso III, el año 431, se legitimó el título de Madre de Dios para María, habiendo florecido las fiestas marianas en el Calendario Litúrgico, entre ellas, la de la Natividad, la Anunciación, la Presentación en el Templo y la Dormición. La fiesta de la Natividad se remonta a la primera mitad del siglo V, en tiempos del patriarca Juvenal y de la emperatriz Eudosia, cuando se llevó a cabo la dedicación de la Basílica de Santa María. Después pasó a Constantinopla. Se empezó a celebrar en Roma hasta el siglo VII.

Hasta el siglo V, sólo se celebraban los nacimientos de Jesús y San Juan Bautista; mientras que a los demás santos sólo se les celebraba el día de su muerte, para indicar la fecha en que habían nacido para la vida eterna.  Con el nacimiento de María, se hizo una excepción, aunque ni los evangelios hablan de eso y los apócrifos poco lo relatan. La tradición cristiana lo aceptó y la Iglesia nos convoca a celebrarlo con alegría.

Los evangelios apócrifos del Pseudo-Mateo y el de la Natividad de María mencionan la situación tan extrema en que vivía Joaquín, padre de María antes de su nacimiento. Vivía apartado de su esposa Ana y muy triste por haber sido rechazado en el templo y no haber sido bendecido, ya que no tenía descendencia y eso era considerado oprobio para los judíos, a pesar de ser un rico miembro de las 12 tribus de Israel.
Lugar donde nació María, bajo la Basílica


Se le aparece un ángel a Joaquín mientras estaba con su rebaño y le invita a volver a su casa porque su mujer estaba embarazada. Joaquín invita al ángel a entrar a su tienda y consumir un cordero, pero el ángel le pide que mejor lo ofrezca en sacrificio. Así lo hizo y el ángel sube al cielo junto con el humo. Cuando Joaquín llega a Jerusalén, se produce un encuentro con Ana en la Puerta Dorada, actual ‘Puerta de la Misericordia’, un acceso a la ciudad construido en el siglo V, cuya barda fue construida por el sultán Soleimán en 1541. Según la tradición judía, por esa puerta entrará el Mesías el día del Juicio Final.

La fiesta tiene una orientación salvífica, cristológica, que nos permite contemplar la esencia de María, como bien lo manifiesta la Liturgia:

Miqueas 5, 1-4ª. El profeta anuncia la venida del Señor a Israel que vendrá de Belén de Judá. La Madre del Mesías se presenta como una mujer que pronto dará luz y dará vida al príncipe y pastor de la casa de David, que traerá justicia y paz. Ella trabajará al lado del Mesías para formar un nuevo pueblo.

Romanos 8, 28-30.  Este pasaje no habla directamente de María, sino acerca del creyente justificado por la gracia de Cristo y dotado con el Espíritu que vive en su alma. Él o Ella han sido escogidos y llamados desde la eternidad para compartir la vida y la gloria de Cristo.  Esto también se manifiesta en María, pero de una manera privilegiada, como Esposa y Templo del Espíritu Santo, Madre del Hijo de Dios e íntimamente unida a Él en un plan divino de predestinación y gracia.

Mateo 1: 1-16, 18-23. El significado de esta genealogía es teológicamente profundo: coloca a Jesús, el Señor y Mesías, dentro del árbol genealógico de su pueblo. Es descendiente, y de hecho “el descendiente” de Abraham (Gál. 3, 16) y de los patriarcas de acuerdo a las promesas, siendo Él semi-heredero de los Profetas.  El anillo de compromiso que une a Cristo con su pueblo es precisamente María, Hija de Sión y Madre del Señor.  La virginidad es enfatizada por el texto del Evangelio como signo del origen divino del Hijo.

También el propósito Cristológico no sólo predomina en la Biblia, sino también en la celebración Eucarística y en la Liturgia de las Horas. Se puede observar que aunque los textos de esta Fiesta son menos ricos que los de otras fiestas marianas, tienen una característica digna de notarse: El número de temas es más bien restringido, pero abundan las invitaciones a la alegría. De hecho, el tema de la alegría se extiende por toda la liturgia de la Fiesta. Si muchos se han de regocijar con el nacimiento del precursor (Lc 1, 14), mucha más alegría se derrochará por el nacimiento de la Madre del Salvador. Por lo tanto, esta es una fiesta que sirve de preludio a ‘la alegría del pueblo’ que se manifestará con el Nacimiento del Hijo de Dios en Navidad, que generalmente se expresa con himnos y villancicos.

A este tema de la alegría en esta fiesta mariana, podemos agregar el de la luz porque con el nacimiento de María, se dispersa la oscuridad y hay un nuevo amanecer para el mundo que anuncia el Sol de Justicia, Cristo el Señor.

En el Antiguo Testamento, ya se vislumbraba el rol de María en la Economía de la Salvación.  En Lumen Gentium 55 se explica:

“La Sagrada Escritura del Antiguo y del Nuevo Testamento y la venerable Tradición, muestran en forma cada vez más clara el oficio de la Madre del Salvador en la economía de la salvación y, por así decirlo, lo muestran ante los ojos. Los libros del Antiguo Testamento describen la historia de la salvación, en la cual se prepara, paso a paso, el advenimiento de Cristo al mundo. Estos primeros documentos, tal como son leídos en la Iglesia y son entendidos a la luz de una ulterior y más plena revelación, cada vez con mayor claridad iluminan la figura de la mujer Madre del Redentor. Ella misma, es esbozada bajo esta luz proféticamente en la promesa de victoria sobre la serpiente, dada a nuestros primeros padres, caídos en pecado (cf. Gén., 3, 15). Así también, ella es la Virgen que concebirá y dará a luz un Hijo cuyo nombre será Emanuel (Cf. Is., 7, 14; Miq., 5, 2-3; Mt., 1, 22-23). Ella misma sobresale entre los humildes y pobres del Señor, que de Él con confianza esperan y reciben la salvación. En fin, con ella, excelsa Hija de Sión, tras larga espera de la promesa, se cumple la plenitud de los tiempos y se inaugura la nueva Economía, cuando el Hijo de Dios asumió de ella la naturaleza humana para librar al hombre del pecado mediante los misterios de su carne.”

            El nacimiento de María es ordenado particularmente hacia su misión como Madre del Salvador. Su existencia es indisolublemente conectada a la de Cristo: con un plan único de gracia. El misterioso plan de Dios acerca de la Encarnación de la Palabra incluye a la Virgen que es su Madre. De esta manera, el Nacimiento de María ha sido insertado en la Historia de la Salvación.

El Diario de Adoración Bizantino nos brinda esta oración, que se llama ‘El Nacimiento de María, tomado de Las Horas de Catherine de Cleves:

            “Acérquense, todos los fieles, apresúrense a la Virgen: Porque mucho antes de su concepción en el vientre, la que nació del brote de Jesé estaba destinada a ser la Madre de Dios. La que es el tesoro de la virginidad, el floreciente callado de Aarón, objeto de las profecías, la niña de Joaquín y Ana, ha nacido hoy y el mundo se ha renovado en Ella. Por su nacimiento, Ella inunda la Iglesia con su esplendor. O santo Templo, Vaso de Dios, modelo de Vírgenes y fortaleza de reyes: En ti, la maravillosa unión de dos naturalezas se ha cristalizado. Nosotros lo adoramos a Él y glorificamos tu purísimo nacimiento y te magnificamos”.

-Yvette Camou-

Referencias Bibliográficas:

Biblia de América. Editorial Verbo Divino. 2008. Aprobada por las Conferencias Episcopales de México y Chile.

Foley, Leonard. OFM. "Birth of the Blessed Virgin Mary". Franciscan Media. 2012.

Holweck, Frederick. "Feast of the Nativity of the Blessed Virgin Mary." The Catholic Encyclopedia. Vol. 10. New York: Robert Appleton Company, 1911. 7 Aug. 2013.

Papa Pablo VI. ‘Lumen Gentium’. Constitución Dogmática del Concilio Vaticano II. No. 55.  1965. Vatican.va.  

Roten, Johann, SM.  “The History of the Liturgical Celebration of Mary's Birth”.  University of Chicago Press. Págs. 441-442. 2010.

Valentini, A. Dictionary of Mary. Catholic Books Company.  1985.  Págs. 36-37.



2 comentarios:

  1. Felicidades, que Dios te premie al igual de quienes propagan la devoción a María Auxuiliadora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Auxiliadora merece mucho más que este 'cariñito'. Lo importante es que la conozcan, la amen y se acerquen a Ella como Madre de Dios y Madre nuestra. Dios no podría habernos dado una Madre tan perfecta.

      Eliminar